jueves, 9 de marzo de 2017

Mañana 34 semanas. Un insomnio que se está volviendo crónico, dolores en todas partes del cuerpo. Esta reina casi no tiene más lugar y se va para adelante la panza. Falta un mes y monedas. Nos mudamos. Tenemos cocina más grande y toilette y un cuarto más y dos aires. Un ropero lleno de ropa diminuta que pronto voy a tener que empezar a lavar a mano para su nueva dueña. Acumulando bártulos que generosamente nos están regalando y prestando familia y amigos. Ansiedad, miedos, muchos y una tremenda sensación de felicidad que sostiene todo lo demás.

No hay comentarios: